La postfotografía como nuevo paradigma

Volver

¿Qué debemos entender por “postfotografía”?, ¿un movimiento?, ¿una moda?, ¿una época?, ¿un estilo?.

Dicho término surge a principios de la década de los años 90 con el fin de explicar la transformación que se está llevando a cabo en el ámbito fotográfico y que deja atrás la definición tradicional de la obra artística.

El cambio estructural fundamental en el campo de la fotografía y que da lugar al origen del concepto postfotografía, es el paso de la fotografía analógica a la digital, o lo que es lo mismo, la transición del objeto físico al digital.

Hoy en día somos una especie de editores, ya que cuando no estamos editando, estamos creando contenido, hacemos más que nunca porque nuestros recursos son ilimitados al igual que nuestras posibilidades y facilidades.

Internet es uno de los motivos principales por los que surgió el término “postfotografía”, destacando de este ámbito sobre todo las redes sociales, ya que, por ejemplo en Instagram o Snapchat las fotografías tienen una duración máxima de 24 horas, lo que no le otorga tanto valor como en sus orígenes.

Mediante los avances tecnológicos e informáticos la fotografía es cada vez más accesible al público en general. Casi cualquier persona cuenta con algún dispositivo que le permite captar una imagen, modificarla y acto seguido hacerla pública a través de las herramientas facilitadas por las redes sociales, lo que convierte a cada individuo en un potencial “fotógrafo” o en Prosumer (productor y consumidor de contenido) como por ejemplo los youtubers.

La fotografía ha perdido sus valores fundamentales, ya que antes las fotos buscaban permanecer y ahora son la expresión efímera de un instante cualquiera, ya sea el café que nos acabamos de pedir o el vestido del escaparate que no sabemos si comprar  y que sometemos a votación en algún grupo de WhatsApp.

Y con esto, ¿qué es preferible? ¿fotografía tradicional o postfotografía?